2º Taller de Amenazas Antrópicas


Asistieron por la Dirección de Recursos Naturales Renovables, su director Daniel Gómez; el jefe de ANP, Guillermo Romano; el jefe de flora y bosques nativos, Mariano Bourguet; jefe de Fauna, Hugo Asencio; Fabricio Ayala y Martín Quiroga de Plan Provincial de Manejo del Fuego. También de la Dirección de Protección Ambiental, Andrés Bullaude; de Unidad de Proyectos Críticos, José Pozzoli; por IADIZA, la Dra. Elena Abraham y miembros de la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial.
En la reunión se habló sobre las distintas amenazas antrópicas que afectan el Piedemonte del Área Metropolitana y se vio necesario determinar la jerarquización de riesgos según la ocurrencia, superficie de territorio y cantidad de habitantes que puede afectar.
Quizá la más notoria y evidente es la pérdida de biodiversidad dado el progresivo avance de las urbanizaciones; así también como los procesos erosivos del suelo. Durante gran parte de la reunión se habló sobre la desertificación, catalogada por los especialistas como la degradación ambiental por excelencia de las tierras secas. Se habló sobre que tener en cuenta en las urbanizaciones los dos pisos climáticos importantes: el piso árido -piedemonte inferior, sin recursos hídricos superficiales- y el piso semiárido y en la cordillera, donde hay mejores condiciones. En tal sentido se analizó la relevancia del sistema de áreas protegidas como factor mitigante de estas problemáticas naturales.
Por otra parte, al considerar la amenaza del fuego, desde el Plan de Provincial de Manejo del Fuego se indicó que en temporada de invierno predomina un uso del fuego muy nocivo como elemento de limpieza. En temporada de verano la problemática se acrecienta en lugares turísticos. La mayoría de los incendios son de interfase que afectan tanto la vegetación como la infraestructura.
Hacia el cierre se definieron las etapas del proyecto que se prevén. En primera instancia se planteó terminar con los basurales a cielo abierto; remediación ambiental de los mismos; terminar con el cirujeo a baja escala (chancheros, carreteleros, etc.) y avanzar con la separación diferenciada en origen. Luego en una segunda etapa se planteó la avanzar con políticas en los microbasurales para la limpieza y el control. En este sentido se vio importante tener en cuenta los lugares donde se cierran los basurales y se remedian las zonas porque no son lugares donde se pueda construir a futuro.